38 razones para no ponerte una braga náutica

Pues no hacían falta tantas, no.