‘Enajenatorium’ el teatro donde doblarás monedas con la mente

Enajenatorium-2

Según el diccionario de la Real Academia:

enajenar.

1. Pasar o transmitir a alguien el dominio de algo o algún otro derecho sobre ello.

2. Sacar a alguien fuera de sí, entorpecerle o turbarle el uso de la razón o de los sentidos.

3. Extasiar, embelesar, producir asombro o admiración.

4. Desposeerse, privarse de algo.

5. Apartarse del trato que se tenía con alguien, por haberse entibiado la relación de amistad.

Enajenatorium-3

Es posible que después de estas definiciones os hayáis quedado más o menos igual. No os culpamos, porque la Real Academia no se molestó demasiado en hacer que los simples mortales entendiéramos lo que significa tal palabra. Por eso, la mejor forma de enterarse de lo que realmente estamos diciendo cuando la usamos sea quizá recurrir a un centro en el que enajenar sea su actividad principal. Y así es como llegamos a 'Enajenatorium'. Porque eso es lo que ofrecen en esta función que se celebra en el Teatro Arlequín (San Bernardo, 5, Madrid) hasta el 10 de mayo; hacerte experimentar lo que la enajenación mental supone.

Enajenatorium

Pero tranquilos, podréis ir al día siguiente al trabajo con todas vuestras funciones intactas e incluso a cenar después de este theatre show, porque jugarán con vuestras mentes pero sin que esta sufra daños. El Doctor Hache y sus pupilos demostrarán a quien se atreva a visitar este espectáculo puesto en marcha por Hendricks –y sí, al final de la función podréis tomaros un copazo y comentar con los demás visitantes o incluso con los actores las experiencias vividas dentro de este teatro abandonado– que la mente es manipulable y que esa serie que le encanta a tu madre –bueno, y quizá a ti también– llamada 'El Mentalista' tiene más de verdad de lo que pudiera parecer.

No podemos contar más de lo que podréis encontrar en 'Enajenatorium' porque cualquier intromisión desde el exterior podría influir en vuestra experiencia, pero si tenéis más curiosidad, siempre podéis echarle un vistazo a su página web o a su teaser.

Y feliz enajenación.