Cómo ir a un festival con estilo

Estilo-festival-coachella-Ambrossio

Cuando hablamos de estilo, cada uno piensa en una cosa completamente diferente. Si le preguntáis a Isabel Preysler, estilo es hacer torres con Ferrero Rocher. Si le preguntáis a Lady Gaga, estilo es coserte un traje de cinta de lomo. Pero si le preguntáis a esos libros de citas de grandes personalidades –o a nosotros, que también somos en cierta manera una gran personalidad conjunta–, estar elegantísimo en traje chaqueta pero ir así al gimnasio no te hace más estiloso, por lo que no hay mayor demostración de estilo que ser capaz de buscar lo que es más cómodo para ti en cada momento.

Hace unas semanas nos preparábamos para comenzar la temporada festivalera en el Festival SOS 4.8, en la ciudad de Murcia. El pistoletazo de salida para lo que será esa ruta de cientos de conciertos a los que asistirán en manadas los jóvenes españoles y que se han convertido en una nueva forma de vacaciones. Y basándonos en esta primera experiencia de 2015, queremos haceros unas cuantas recomendaciones para que, como vuestras estrellas favoritas, seáis capaces de enfrentaros a vuestros días de festival con más estilo que nunca. Y ojo, la ropa es solo un tercio.

Alojamiento-SOS-festival-NH-amistad-murcia-3Si estás cómodo, es un look festivalero con estilo.                            © CalamityCool

Consejo 1. Cuidado con los disfraces. Sí, has visto por la televisión y en las webs más importantes que, en Coachella, todas ellas llevan coronas de flores, botas y chaquetas de ante. Pero vayamos con cuidado; que estamos en la huerta murciana, no en California, y con ese look lo más probable es que para la mitad del primer concierto, la flores de tu cabeza se hayan derretido, quieras cortarte los pies y para lo único que te sirve la chaqueta es para preocuparte de que no se manche –el ante es complicado–. Nuestra recomendación: ve a lo sencillo y a lo cómodo. Unos pitillo, una camiseta blanca y unas deportivas molonas jamás nos han fallado; y vas a poder dar saltos al ritmo del grupo de turno –que dice que conoces pero que en realidad no– hasta que te echen.

Alojamiento-SOS-festival-NH-amistad-murcia-2Alojamiento-SOS-Festival-NH-Amistad-MurciaYou’re not in a camping anymore, Dorothy.                                            © NH Hotels

Consejo 2. La buena cara no es solo cuestión de maquillaje. Cuando nos dispusimos a buscar alojamiento para el Festival SOS 4.8 teníamos una cosa clara: la mejor manera de disfrutar de unos días de festival es descansando cuando toca descansar. Nada de campings sin enchufes o de casas de alquiler que se inundan cada vez que se abre una ducha. El NH Amistad de Murcia ofrecía todo lo que uno necesitaba en estos casos: comodidad –se acabó pasar calor, no poder dormir una siesta o ducharse con agua fría en dos minutos–, cercanía al festival y al centro de la ciudad –está literalmente a 5 minutos de la famosa Plaza de las Flores– y a un precio más que aceptable para cualquier bolsillo. Porque ir a un festival con estilo también implica saber renunciar a esa última copa –que ya ni te apetece– y gastar un poco más en disfrutar realmente y con las pilas cargadas –y sobre todo, sin ojeras y el pelo limpio– del plan del SOS 4.8 sin preocuparte por el alojamiento. Si reservas con antelación y eres un poco previsor, te saldrá mucho más barato de lo que piensas.

The-National-SOSMatt Berninger puede enseñarte algunas cosas de estilo.                    © Eldiario.es

Consejo 3. Se llaman festivales de música por algo. Vale que hayas ido a pasártelo bien con tus amigos, pero por el SOS 4.8 Festival, por ejemplo, han pasado este año grupos como The National, Years & Years, Metronomy o el gran Morrissey. Planifica lo que quieres ver para que te dé tiempo a llegar a todo y que no tengas que mentir después porque te da vergüenza decir que no has llegado a ver a nadie. Lo único menos estiloso que llegar a un escenario sudando porque llegabas tarde, es tener que mentir para no quedar mal.

Fotos-en-el-SOSLas fotos, pueden ser tus peores enemigas.                                                        © D.R.

Consejo 4. Las fotos las carga el diablo. Antes, tener estilo en un festival consistía simplemente en hacerlo durante el tiempo que duraba el festival. Ahora la cosa se complica porque tu imagen va a estar en instagrams, facebooks, twitters y snatchap varios; así que cuidadito. Las fotos de tu estilismo, de los conciertos o de grupo con tus amigos, siempre antes de la medianoche, como la Cenicienta. A partir de las 12 de la noche están terminantemente prohibidas como si fueran comida para los gremlins si no son con cámara analógica –serás mucho más hipster y son mucho más difíciles de compartir por error–. Si no puedes evitarlo, siempre es mejor hacer un símbolo de victoria que te tape toda la cara, ponerte detrás de algún amigo o, simplemente, posar de espaldas. Por tu imagen pública, protégete.