Wildfox SS’15

SUM15_63

Wildfox es un poco como el regodeo de esa gente rica que le pone un nombre ridículo a su hijo a sabiendas de que todo el mundo hará como que es una maravilla

-Nice to meet you, my name is Guacamole.

-Oh how very exotic of you!

O ese día en el que vas a un Starbucks con ganas y te gastas en dos cafés y un rollito de canela prefabricado lo mismo que saliendo de tapas una semana cuando estabas en la universidad. Wildfox va de gastarte cien euros en una camiseta que esta peor terminada que la película de sobremesa de A3.

SUM15_1

Tejidos de mala calidad que se transparentan, cuellos dados de sí y remates a medio terminar o que ni siquiera existen. Aún así es uno de los guilty pleasures mejor vendidos de la actualidad, nosotros los llevamos siguiendo desde aquí, aquí y aquí.

SUM15_3

Sus editoriales son increíbles y su creadora Kimberley Gordon se adelanta a las tendencias incluso antes de que las marcas empiecen a decidir qué ropa regalarle la ropa a las blogueras. Las editoriales de Wildfox nos vendían la vuelta a los 70s, 90s y 00s adelantándose casi un año respectivamente a que nos llegaran al resto. Y lo siguen haciendo, sin llamar la atención desde su blog desordenado y su web. Con fotos demasiado grandes para su formato, con ese caos que es Wildfox y que nos sigue gustando como el primer día (Y guapa / Y reina).

SUM15_18SUM15_25SUM15_35

Para este verano nos presentan una mezcla de estilos poco definidos, porque así es lo que viene, como el je ne sais quoi que se nos quedó a todos después del fracaso del efecto 2000. Os dejamos con las imágenes de una editorial preciosa que va sobre el aburrimiento. Pero del bueno, de tener demasiado tiempo libre en verano porque estás de vacaciones.

SUM15_32SUM15_44SUM15_53SUM15_55SUM15_61

¿Nos creéis si os decimos que seguimos sin ver un duro de Wildfox?